pág. 10

Boletín Informativo

 

 

y por tratarse de usuarios de aguas privadas, no han sido autorizados para poder constituirse en comunidades de usuarios. Ello lleva a la conclusión que es necesario igualar y clarificar los criterios para la organización colectiva, con independencia del carácter público o privado de sus aguas las comunidades de usuarios deben coordinar todos los aprovechamientos (públicos o privados) afectados dentro de una misma masa de agua subterránea. Estas comunidades de usuarios tendrán carácter de Corporaciones de Derecho Público y quedarán adscritas a la administración correspondiente.

-La Directiva Marco del Agua (DMA) establece un nuevo ámbito territorial de actuación en la política de aguas, la masa de agua subterránea (m.a.s.) como unidad territorial de referencia. La Administración Hidráulica en cumplimiento de la DMA ha finalizado la caracterización de las masas de aguas subterránea. Teniendo en cuenta estos nuevos conceptos, la caracterización de las m.a.s. contribuirá a fijar las nuevas estructuras organizativas de usuarios de masa de aguas subterráneas así como las nuevas competencias de las Comunidades de usuarios de m.a.s.

-Se planteó la necesidad de potenciar las comunidades de usuarios de aguas subterráneas, buscando una corresponsabilidad en la gestión. Para establecer la colaboración entre éstas y la administración se sugiere la utilización de la encomienda de gestión prevista en la

legislación actual, de tal manera que las comunidades de usuarios puedan realizar, entre otras, funciones de control y gestión efectiva.

- Existen en la actualidad titulares de pozos en explotación que datan de antes del año 1986 y que, por cuestiones diversas, no solicitaron la inscripción ni en el Registro ni en el Catálogo, o que tras habérseles denegado la inscripción siguen explotando sus pozos, ante la pregunta sobre qué ocurre con estos aprovechamientos no hay una opinión unánime, ni en la doctrina ni en la Jurisprudencia. Algunos de estos titulares son objeto de sanción pero la cuestión no está resuelta, el problema de fondo sigue existiendo y generando mucho debate. De una parte es necesario culminar los procesos de regularización de aprovechamientos de aguas subterráneas iniciados con las disposiciones transitorias de la Ley de Aguas y de otra parte habría que unificar criterios para el resto de supuestos.

Redacción

EN MENORCA SE APUESTA POR LAS COMUNIDADES DE USUARIOS DE AGUAS SUBTERRÁNEAS

La procedencia del agua consumo en Menorca, la segunda isla por extensión del archipiélago balear, es subterránea. Menorca, gracias a su geología, permite albergar 2 acuíferos importantes que se dividen en 6 masas de agua. Por suerte, por ahora no son muchos los episodios de sequía que han acechado a la isla, pero por desgracia, se están produciendo, entre otros, fenómenos de contaminación difusa por nitratos y por intrusión salina. Los entendidos en la materia sabemos valorar los perjuicios económicos que esto supone para la población y cuáles son las causas, pero se hace necesaria la actuación de la “policía hidráulica” que se dedique a informar sobre la mala praxis a los distintos usuarios, así como de sus derechos y obligaciones con la finalidad de invertir la tendencia sobre la contaminación de las aguas subterráneas que venimos sufriendo actualmente.

Puesto que un total de 5 de las 6 masas de agua de Menorca no cumple con las expectativas medioambientales de la Directiva Marco del Agua (DMA) se hace imprescindible constituir un mínimo de 4 Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS) a mucho tardar en el año 2015, fecha límite marcada por la DMA.

Gracias a un proyecto patrocinado por la Dirección de Recursos Hídricos del Govern Balear, en diciembre del 2010 se realizaron unas Jornadas sobre el “Análisis de viabilidad y fomento de las comunidades de usuarios de

aguas subterráneas, por masa de agua subterránea en la Isla de Menorca” donde colaboraron la Comunitat d’Usuaris d’Aigües del Delta del riu Llobregat (CUADLL) y la Asociación Española de Usuarios de Aguas Subterráneas (AEUAS).

En ellas se convocó a los principales agentes encargados del uso y gestión del agua subterránea en Menorca. Se les puso en conocimiento de en qué consisten las CUAS, sus ventajas y cuál será el modo de proceder para su constitución. Los asistentes entendieron perfectamente la necesidad de su constitución. La Administración Hidráulica se comprometió a realizar un convenio con los Ayuntamientos por tal de poner en marcha la constitución de las CUAS y sufragar los gastos.

A sabiendas de que la constitución de las CUAS es un proceso de varios años y teniendo en cuenta que el año 2015 no queda muy lejano se concluyó que las CUAS se deberán empezar a constituir en la mayor brevedad posible.

Esperamos que no se demore demasiado su constitución y que una vez constituidas sirvan de ejemplo para el resto de islas del archipiélago balear.

Britta Hernández Scharf

HIDROGEÓLOGA