pág. 6

Boletín Informativo

Actuaciones de los usuarios en la protección

de las Aguas Subterráneas

La Junta Central de Usuarios del río Guadiaro es quizá a la única organización mixta que en- globausuariosdeaguassuperficialesysubte- rráneas que existe en el territorio nacional.

Por situar el ámbito, el río Guadiaro, el más importante por su caudal de la Cuenca Hidrográfica del Sur (hoy Distrito Medi- terráneo Andaluz), nace en la meseta de la turística ciudad de Ronda (Málaga) por la unión de los ríos Guadalevín y

Guadalcobacín,trasrecibirlasaguasdesusafluentesGenal y Hozgarganta, así como la de los varios y caudalosos na- cimientos procedentes de la sierra de Líbar; desembocando en el mar de Alborán, en la también turística zona de Soto- grande (Cádiz).

ElGuadiaroconun60%derecursossuperficialesyun40% subterráneo abastece a poblaciones limítrofes, soporta en cabecera un trasvase para abastecimiento a la bahía de Cá- diz, en su zona intermedia riega 4.000 hectáreas de cítricos inmejorables, salva en su desembocadura la demanda de la costa del sol occidental, baña urbanizaciones, campos de golf y todo esto sin estar Regulado.

los porcentajes de abastecimientos con aguas subterráneas son del orden del 99% en Dinamarca, 68% en Italia, 76% en Bélgica...

Como resultado de los sucesivos traspasos de funciones, medios y

servicios en materia de aguas a la comunidad autónoma de

Andalucía, la Agencia Andaluza del Agua se ha ido confi- gurando como administración hidráulica en relación con las cuencas intracomunitarias andaluzas.

Portanto,enlaactualidad,lacomunidadautónomaandaluza ha asumido las competencias sobre la práctica totalidad de las aguas que discurren por su territorio distinguiéndose así cuatrodistritoshidrográficoscomounidadesterritorialespara el ejercicio de las funciones de planificación, participación y gestión hidrológica que tiene atribuidas la agencia.

Se han creado para ello las comisiones del agua como ór- ganos colegiados de participación administrativa en la plani- ficación, gestión y administración de los respectivos distritos hidrográficos.

La ausencia de regulación de estos recursos, provoca una gran incertidumbre a la hora de garantizar los volúmenes de extracción actuales que, bajo condiciones climatológicas se- cas, se ha materializado en forma de conflictos provocados por la ausencia de recursos.

En cuanto a las aguas subterráneas desempeñan un papel muy importante y estratégico, especialmente en ciclos de se- quía, tanto para el abastecimiento como para las actividades productivas entre las que se encuentran los riegos intensivos de nuestro ámbito, y son las que sostienen los caudales de estiaje de los ríos, garantizando la regularidad en los abas- tecimientos. Es por ello que se ha de mejorar su gestión, integrándola en la misma que las superficiales, residuales y desaladas.

Vemos necesario con ello que se impulse la investigación hidrogeológica, con el fin de alcanzar un adecuado conoci- miento de las masas de agua subterráneas y llevar a cabo un seguimiento de su estado cuantitativo y cualitativo y de los ecosistemas asociados.

Las ventajas del riego desde los acuíferos frente al proce- dente de cursos o almacenamientos superficiales están bastante claras, suponiendo una mayor regularidad de los caudales disponibles, al ser los acuíferos menos sensibles a las variaciones estacionales.

De estas ventajas deriva la mayor facilidad para realizar un desarrollo escalonado de la actividad agrícola, al no depen- der de las grandes y costosas infraestructuras de regulación, transporte y distribución, necesarias en los regadíos con aguas superficiales.

Sirva como ejemplo que en países con abundante dispo- sición de aguas superficiales como la Europa occidental,

Es necesaria una nueva ética del agua que tenga en cuenta la fragilidad del recurso

En particular nuestra organización pertenece a la comisión del agua del distrito hidrográfico mediterráneo, que entre otros aspectos tiene las funciones de:

Declarar los acuíferos sobreexplotados o en riesgo de estar- lo, determinar los perímetros de protección de los acuíferos sobreexplotados, y, en general, ejercer las competencias que se regulan en la ley de aguas o norma que la sustituya.

Como se puede observar, la gestión sostenible del agua no es posible sin planificación, ni sin la resolución aprobada por el parlamento de Andalucía el pasado 14 de mayo que, se- gún la cual:

“la política de agua debe propiciar tanto un consenso político básico de todas las fuerzas parlamentarias que la sitúa al margen de la contienda política, como el máximo consenso social, entendiendo que el agua es un recurso esencial de todos y para todos, así como un factor estratégico para el desarrollo sostenible presente y futuro de Andalucía”.

Los usuarios constituidos en Comunidades o Juntas Centra- les debemos estar dotados de capacidad de intervención y gestión, estar representados en los órganos de participación